Braco húngaro

braco-hungaro-perros-de-caza

El Braco Húngaro es un perro de caza también conocido como Vizsla. Esta es una de las razas más antiguas europeas entre los perros cazadores aunque cuenta con una variante que es a su a vez la raza de perro europea más joven. De esto y más os hablamos a continuación, ya que veremos ahora al detalle cuál es su origen así como cuáles son sus características, tanto físicas como de carácter y cómo es su salud.

Origen

El Vizsla o como se conoce en España, Braco Húngaro, es una de las más antiguas razas europeas de perros en existencia hoy en día, con más de 1000 años de antigüedad. Esta raza proviene de una época en que poco o nada se escribía acerca de la cría de perros, así que se desconoce gran parte de la historia de su desarrollo temprano. Sin embargo, esta raza ha tenido una larga y estrecha relación con el pueblo magiar, que también se conocen como los húngaros. Vizsla es la palabra Magyar de Pointer. Gran parte de la historia antigua Magyar es también un misterio, como cuál era la patria original de este pueblo. Se dice generalmente que estas personas están relacionadas con los finlandeses y estonios y que inicialmente vivían en algún lugar de las estepas asiáticas o europeas occidentales del Este. En 896 AD el pueblo magiar bajo el liderazgo de Arpad conquistaron y se establecieron en un gran territorio en la cuenca de los Cárpatos. Se cree que trajeron al menos dos, y posiblemente cuatro, razas de perros con ellos: sin duda una raza de caza y un gran guardián de ganado blanco, y posiblemente otro gran guardián de ganado y una versión de esta misma raza pero más pequeñla. Estos perros se convirtieron eventualmente en el Vizsla, el Kuvasz, el Komondor y el Puli respectivamente.

Los primeros registros de la Vizsla vienen del año 1000. Las esculturas de piedra primitivas representan señores magiares con sus halcones y perros de caza. Estos perros son muy similares a los bracos húngaros que conocemoso hoy en día. Estos perros eran utilizados para la caza principalmente de pájaros que gracias a su olfato localizaban y señalaban donde estaban las presas, que luego eran cazadas y traídas a su dueño por halcones entrenados. Este método de cazar de los magiares se mantuvo durante siglos, hasta la aparición de las armas de fuego.

Se dice que es muy probable que la nobleza magiar cruzara sus perros de caza con razas de caza locales. Y aunque no existen registros de esta práctica, los bracos húngaros, comparten muchas similitudes con otros perros de Europa central, especialmente el Sabueso de Transilvania. El primer uso conocido del nombre Vizsla se origina en el año 1350 como el nombre de una ciudad a orillas del río Danubio, aunque no está claro si los perros fueron nombrados por la ciudad o viceversa. La Crónica de Viena, una compilación de escritos antiguos magiares escritos entre 1342 y 1382 incluyen un capítulo sobre la cetrería y una representación de los Vizsla.

Las menciones a la raza se realiza hasta la ocupación turca en 1526, aunque cada mención conecta a la raza con la nobleza húngara. Los turcos trajeron una nueva generación a la región conocida como el Pointer amarillo, a los que cruzaron con los Viszla o Bracos húngaros. Descripciones de la raza desde la década de 1500 casi siempre mencionan el pelaje del perro, así como su valor de la caza y la capacidad olfateando. Con el tiempo, la conexión establecida a largo de esta raza y la nobleza fue codificada, y sólo a los de sangre noble se le permitía la crianza. Este perro se conocía como el “regalo de reyes”, y sólo un número muy pequeño de extranjeros lo tuvieron, incluyendo la reina de España, la Reina de Italia, y la princesa Yolanda di Savia de Italia. Como resultado, el Vizsla se mantuvo prácticamente desconocido fuera de tierras reales húngaras, y en áreas que comprendían la moderna Hungría, Eslovaquia, Croacia y partes de la República Checa, Rumania, Polonia, Ucrania, Serbia, Eslovenia y Bosnia-Herzegovina. Sin embargo, algunos expertos creen que perros muy similares existieron en Bulgaria y Turquía. Expediciones húngaras que se habían dirigido a Turquía dsupuestamente descubrieron perros prácticamente idénticos a los bracos húngaros en varias partes de ese país también.

A diferencia de muchas razas de perros de la época, el Vizsla o Braco Húngaro se consideró en muy alta estima y tradicionalmente se le permitió dormir en el interior; este perro servía no sólo como cazador, sino como también compañero de la familia. Mientras que las aves siempre han sido la cantera principal de caza de los Vizsla, estos perros también se encargaron de la caza de cualquier ejemplar de conejo y fueron criados para ser los más completos y rápidos en la caza, y también para ser excelentes perros perdigueros. Si bien la capacidad deportiva siempre fue el factor más importante en la cría de Vizslas, un énfasis mucho mayor surgió con respecto a la apariencia de lo que era para muchos un buen perro de caza. El resultado fue un cazador muy hábil y versátil que también era muy llamativo y de apariencia uniforme.

Durante la década de 1800, los perros alemanes y británicos de caza se introdujeron en Hungría, y se hicieron muy populares. Hubo una menor demanda entonces del Vizsla, por lo que fueron criados cada vez menos. Por los siglos próximos, no habría muchos ejemplares de bracos húngaros de raza pura que quedaran en el país, dejando paso a posibles cruces con el Pointer Inglés y posiblemente el Setter irlandés.

Durante la Primera Guerra Mundial se vio una dramática reducción en el números de ejemplares de Vizsla, pero la raza siempre ha tenido muchos aficionados leales y fue salvada por un número de ellos incluyendo al Dr. Polgar Koloman y al Dr. Kubes del Sur de Checoslovaquia, el Dr. Ferenc Korbas, el conde Esterhazy, y una serie de grandes terratenientes del este de Hungría. Se convirtió entonces en una práctica tradicional cortarles la cola en algún momento después de 1920, con el fin de evitar lesiones. En la década de 1930 unos perreras decidieron crear una nueva generación basada en el Vizsla, pero que sería más adecuada para trabajar en el campoy el terreno húmedo. Cruzaron el Vizsla con el Wirehaired o Braco Alemán para crear el Vizsla Wirehaired, que siempre ha sido tratado como una raza completamente separada.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Hungría fue ocupada por los nazis y las fuerzas soviéticas. La guerra fue muy difícil para las razas autóctonas de Hungría, la mayoría de las cuales fueron conducidas al borde de la extinción. El Vizsla fue víctima tanto del hambre, como de los bombardeos, y un cese casi total de la críanza. Por suerte, el Braco Húngaro no sufrió una campaña directa de exterminio, como fue el caso con el Kuvasz. Para el final de la guerra, había sólo unos pocos cientos de Vizslas en el mundo, y la mayoría de éstos no estaban en la propia Hungría, sino que se encontraban en los países vecinos, como Checoslovaquia y Yugoslavia. La ocupación comunista demostró ser aún más difícil para su supervivencia ya que los comunistas pensaban que la cría de perros era una fantasía sin valor de las clases altas que tanto odiaban, y esto se aplicaba doblemente a la Vizsla, una raza asociada con la aristocracia magiar. Los soviéticos también temían que las razas autóctonas como el Vizsla podrían convertirse en símbolos del nacionalismo húngaro.

El Vizsla pudo ser extinguido en la década de 1960 de no ser por un puñado de refugiados húngaros y unos pocos soldados estadounidenses. Muchos húngaros decidieron huir de su tierra natal, antes que vivir bajo el régimen comunista. Muchos tenían otra opción, ya que los soviéticos hicieron encarcelar o ejecutar nobles húngaros e intelectuales algo que era una práctica bastante común. De las pocas posesiones que muchos de estos refugiados trajeron con ellos estaban sus bracos húngaros. Tras escapar de la opresión comunista, estos refugiados se instalaron en toda Europa y en los Estados Unidos, haciendo que se introdujera la raza a zonas en las que nunca se había visto antes. Además, unos pocos soldados estadounidenses entraron en contacto con la raza durante su servicio en Europa, especialmente en Austria y se llevaron a algunos de estos perros de regreso a Estados Unidos con ellos. Hay una disputa en cuanto a quien fue el primero en hacer llegar a esta raza de perros a América, pero hay un acuerdo general que llegó en 1950. Algunos afirman que el primer estadounidense Vizsla llegó a América con su maestro húngaro, que en un tiempo fue el líder del Partido Democrático Húngaro. Otros afirman que los primeros Vizslas en América eran una hembra llamada Sari y sus cachorros Shasta y Tito. Estos perros fueron enviados a Frank Tallman de Kansas City por un buen amigo que se encontraba en Italia.

perros-de-caza-braco-hungaro-origen

Sea cuál fuera el origne del Braco Húngaro en territorio americano, lo cierto es que rápidamente se extendió su popularidad como perro de caza y de trabajo de modo que distintos ejemplares comenzaron a ser criados en Estados Unidos y también se seguían importando de Alemania, Austria, Checoslovaquia y Yugoslavia, donde el mariscal Tito; entonces presidente de Yugoslavia era supuestamente un admirador. Uno de los más importantes importadores fue el Dr. Ivan Osborn, quien personalmente importó más de 40 Vizslas, especialmente de Checoslovaquia. Desafortunadamente, la mayoría de los refugiados que habían huido sus Vizslas fueron incapaces de llevar sus genealogías junto con ellos. Como la mayoría de los clubs de perreras internacionales requieren por lo menos tres generaciones de pedigrí para que un perro se analice, se tardó un tiempo hasta que esta raza obtuvo el reconocimiento formal en otros países. Es por ello que muchas líneas Vizsla sólo se remontan hasta los años 1940 y 1950, a pesar de que este perro ha sido casi enteramente una raza pura durante más de 500 años. Esto resultó ser un reto para muchos criadores extranjeros, y se vio agravada por el hecho de que todos los libros genealógicos oficiales húngaros habían sido destruidos en la guerra. Los libros genealógicos más antiguos pertenecían al Kennel Club Checoslovaco (SPKP) y perros registrados con esta organización se convirtieron en altamente valorados. El Club de Vizsla de América fue capaz de trabajar con algunos refugiados y capaz de importar un número de Vizslas Checos detrás de la Cortina de Hierro, aunque con algunos subterfugios. La primera camada conocida de Vizslas de pedigrí completo nacida en los Estados Unidos nació en Minnesota en 1954. En ese momento, un número sustancial de Vizslas estaban naciendo en los Estados Unidos cada año. En 1953, el Vizsla Club of America Magyar fue fundado.

Para 1960, más de 500 Vizslas tenían genealogías que se remontaban a al menos 3 generaciones y que habían nacido en los Estados Unidos. En ese año, el American Kennel Club (AKC) otorgó un reconocimiento pleno a los Vizsla. En 1984, el United Kennel Club (UKC) también otorgó un reconocimiento pleno a la raza. Desde entonces el Braco Húngaro ha desarrollado la reputación de ser uno de los más versátiles de todos los perros de trabajo. El Vizsla es capaz de cazar casi cualquier especie de caza y mamíferos en prácticamente cualquier terreno. Esta raza es un trabajador cualificado, tanto en campo abierto y en el bosque denso. Sin embargo, son más conocidos por su versatilidad en general que su versatilidad única en la caza.

Además de ser un perro de caza especializado, el Vizsla también sobresale en ejercicios de demostración, en pruebas de obediencia, y la realización de cursos de agilidad.

Con el tiempo se ha convertido en una raza de perro que gana aficionados a un ritmo más rápido que casi cualquier otra raza. Estos perros no sólo son excelentes trabajadores, sino que además se les se considera una de las más bellas razas de perros. También son conocidos por ser muy dulces y bastante agradables. En la actualidad un porcentaje mucho mayor de Vizslas son perros de principalmente animales de compañía más que de trabajo, una tendencia que sólo va en aumento. En un futuro próximo, el Vizsla probablemente será conocido más por ser un animal de compañía que otra cosa.

Características físicas

perros-de-caza-braco-hungaro-caracteristicas-fisicas

El Braco Húngaro fue diseñado para ser el último perro de caza versátil, y todo acerca de este perro debe gritar un aspecto atlético. El Vizsla se distingue por ser una raza de tamaño mediano, que suele medir entre los 55 y 60 centímetros para los machos y los 50 y 55 centímetros para las hembras.

Mientras que los estándares de la raza no requieren un peso ideal, la mayoría de los machos pesan entre 20 y 30 kilos, y la mayoría de las hembras pesan entre 15 y 25 kilos.

El Braco Húngaro es un perro muy delgado, en particular los jóvenes. Algunos miembros de la raza son tan delgadas que algunos observadores realmente sienten que están demacrados, pero este no es el caso. Aunque delgado, es muy musculoso y atlético. Esta raza está muy bien proporcionada, aunque es ligeramente más largo que alto, y con una larga cola que durante años fue cortada, una practica ahora prohibida en muchos países.

La cabeza y la cara son muy refinados, que es exactamente lo que uno esperaría de un perro que ha sido durante más de un milenio una raza pura. Esta raza tiene una cara que es generalmente similar a las de otras razas deportivas como los perros de aguas y los retrievers, pero también es considerablemente más estrechay delgada que la mayoría. El hocico de esta raza es relativamente largo y generalmente cuadrado, pero se estrechan de manera gradual hacia el final. Los ojos de un Vizsla son de tamaño mediano y en profundidad y son conocidos por sus narices marrones, y cualquier otro color se considera un fallo o una descalificación. Esta raza tiene oídos finos, que son relativamente largos en longitud. Las orejas cuelgan cerca de las mejillas del perro.

El aspecto más llamativo y conocido de estos perros es su abrigo. Este perro tiene una capa de pelo que es corto, liso, y denso, que tiene además un color, sólido de óxido de oro. Aunque este perro tiene una capa sólida, hay diferentes matices en el cuerpo, con el escudo siendo más ligero en la parte inferior y más oscuro en la parte posterior. Pequeñas manchas blancas en el pecho y unos pocos pelos blancos en los pies son aceptables, pero no deseables. Cualquier rastro notable de negro sobre un Vizsla es completamente inaceptable, y los perros de caoba oscuros son muy indeseables.

Carácter

perros-de-caza-braco-hungaro-caracter

A pesar de ser un perro enfocado a la caza y al trabajo, el Braco Húngaro siempre se ha considerado un buen perro como compañía para la familia.

En la actualidad es un perro 100% familiar y puede llegar a depender tanto de su dueño que incluso a veces es complicado salir de paseo con ellos ya que no dudan en cruzarse en el camino de sus amos varias veces para llamar su atención y jueguen juntos.

Esta raza también tiende a sufrir de ansiedad de separación muy grave y no se debe dejar solos por largos períodos. Esta raza es conocida para formar enlaces extraordinariamente estrechos y es conocido por ser uno de los más fieles de todas las razas deportivas. Sin embargo, la mayoría de Vizslas son muy amables con los extraños. Algunos Vizslas pueden ser entrenados para ser perros de guardia, aunque su alerta es más para hacerle saber que hay alguien en la casa para jugar con ellos que cualquier otra cosa.

Son perros propensos a convertirse en anfitriones inapropiados, lo que significa que tienden a saltar y lamer y se llevan especialmente bien con los niños y con otros perros.

Estas raza es a la vez muy inteligente y muy dócil. Son capaces y dispuestos a aprender esencialmente cualquier comportamiento dócil, pero dada su agilidad es especialmente indicado para participar en competiciones.

Aunque es muy fácil de entrenar y muy cariñoso y de buen carácter, el Vizsla no es absolutamente el perro adecuado para cada familia. Esta raza tiene una exigencia muy, muy alta de ejercicio. Esta raza necesita más ejercicio que casi cualquier otra raza, ya que necesitan por lo menos una hora de ejercicio vigoroso todos los días para se feliz, tanto es así que si no se ejercita y se aburre puede acabar derivando un mal comportamiento y llegar a ser incluso, bastante destructivos.

Salud

perros-de-caza-braco-hungaro-salud

El Braco Húngaro se considera un perro bastante saludable, y tiene una esperanza de vida de entre 10 y 14 años. Como mucho, el defecto grave de salud más común encontrado en estos perros es la displasia de cadera, y que es una de las enfermedades más comunes entre los perros de raza pura causando una malformación de la articulación de la cadera.

Con el tiempo, esta malformación hará que la pierna se mueva inadecuadamente en la articulación de la cadera. Con el tiempo, el perro va a desarrollar dolor e incomodidad en su cadera. Este dolor puede llegar a ser muy grave y puede incluso conducir a la cojera en los casos graves. La displasia de cadera es en gran parte genética, pero el tiempo y la gravedad de su inicio puede verse afectada por factores ambientales. Esta condición no se puede curar una vez que aparece, pero hay opciones de tratamiento.

El Braco Húngaro puede tener estas otras enfermedades:

  • Displasia de codo
  • Epilepsia
  • Adenitis sebácea
  • Hipotiroidismo
  • Atrofia progresiva de retina
  • Linfosarcoma

Más información en:

PERROS DE CAZA

Vídeos Braco Húngaro

Perros de Caza – Perdiz y Conejo con Braco húngaro

Cachorros vizsla o braco húngaro jugando


Braco húngaro mostrando

Fotos Braco Húngaro

Tienes alguna duda?? Déjanos un Comentario!!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *